Equipo fotográfico: lo más parecido a la felicidad

Esta es una de mis frases fotográficas favoritas. La encontré en Pinterest, nos caímos bien, y pensé en dedicarle una nueva sección en el blog: «Equipo fotográfico: lo más parecido a la felicidad»

Captura de pantalla 2014-02-28 a la(s) 15.27.20

El dinero no puede comprar la felicidad, pero sí material fotográfico. Y eso es más bien lo mismo (traducción libre de una servidora).

¡Comencemos!

Este es mi juego de pinzas de estudio de FotoQuantum. Lo conocí, lo probé, me enamoré de él, y ya no podemos vivir el uno sin el otro. Casi, casi igualito, al celo de doble cara.

28022014-DSC_0344

Es cierto que puede resultar curioso que comience esta nueva sección con un juego de pinzas y no con un precioso objetivo, un maravilloso trípode, o con cualquier otro de los estupendos materiales por los cuales podemos llegar a suspirar, pero son tan extremadamente prácticas y cumplen tan bien su función de ayudantes de estudio, que ya no puedo vivir sin ellas.

Usos diversos por los que estoy locamente enamorada:

– Como base para apoyar mis planchas de corcho blanco (las cuales me sirven en muchas ocasiones de reflectores) sin que se caigan o se muevan (antes era una auténtica pesadilla mantenerlas en su sitio).

– Sujeción de fondos de papel de regalo, de papel pintado, de cartulinas, de telas… sobre las planchas de madera que utilizo de fondos y base para mis fotografías culinarias y de still life. Ni se caen, ni se resbalan, ni se mueven.

– Sujeción de cortinas y visillos para dirigir la luz natural.

– Sujeción de los fondos en la barra de soporte para fondos en cualquier tipo de fotos, cuando no tengo ganas de meter la barra por el agujerillo dedicado a ello, en las telas-fondo.

– Para hacer más pequeñas mis luces de estudio y dirigir con más facilidad la luz artificial.

– Como coletero (¡Sí, como coletero cuando no tenía otro a mano y me molestaban las greñas en la cara!).

Collage pinzas de estudio

Y muchos, muchos más… tantos como la imaginación os permita.

Las mías las compré en esta tienda de material fotográfico. También las podéis encontrar en otras tiendas online, e incluso en Amazon en este enlace. Son bastantes fuertes y robustas, y uno de mis ayudantes favoritos. He descubierto que en las tiendas de productos provenientes de Asia, en concreto de China, también las tienen. Supongo que su precio será menor, aunque no he comprobado su calidad, pero nada cuesta echarles un vistazo.

¿Se os ocurren otros usos fotográficos? No dudéis en compartirlos en comentarios.

En este caso, la felicidad, no sale tan cara…

21 thoughts on “Equipo fotográfico: lo más parecido a la felicidad

  1. Buenos días, Sonia:

    que tentación esas pinzas 😉 Compré dos (metálicas y más pesadas, creo) en una ferretería, pero la pelea con el reflector redondo es parecida.

    1. ¡Tienes toda la razón! En ese sentido a mi me pasa igual. Cuando pongo la funda para reflector (el grande, grande) sí que van bien, pero si la quito para que me sirva de difusor, hay que empezar a luchar un poco. Para eso tengo un pie con un brazo articulado que va bastante bien. ¡Más cacharros, más cacharros! Un beso Ana.

  2. Yo las compré muy baratillas, un euro y poco, pero el sitio no te sirve porque es en Rotterdam 😛
    Creo que para la única cosa que no las he usado es para sujetarme el pelo… la próxima vez prueba 🙂
    besos

    1. ¡¡Jope!! Yo tengo que probar las de los chinos, porque estas que tengo, la verdad, me han salido caras. Prueba lo del pelo, ya verás, cuando no te apetece ir a buscar un coletero o una pinza, te resuelven el problema en un segundo… Un beso

  3. Eso es amor a primer vista, Sonia, jeje.
    Yo las uso para lo mismo, sólo que las mías las compré en el chino de la esquina. Tengo dos más grandes y robustas y cuatro pequeñitas, las vi en la sección de ferretería y supongo que las venden para algo de electricidad, coches, o qué se yo, pero las ví y me las llevé ipso facto.

    Besotes, nos vemos en el curso de Ps, jooooorrrrr

    1. María José, si es que yo soy un despiste. Anduve buscando las pinzas durante mucho tiempo, hasta que las vi en una tienda de fotografía, y después de pagar una pasta por ellas, resulta que me las veo en el chino del pueblo de al lado… En fin, tengo que probar las del chino, que seguramente funcionan exactamente igual, y encima mucho más baratas. Y total, de coletero, me da igual un modelo que otro ¡Un beso y a estudiar Ps!

  4. Son geniales Sonia, yo tengo unas cuantas compradas en un chino, jajaa, aunque las mías seguro que estarían destinadas a herramientas para el coche para cargar la batería.
    Todavía no las he estrenado, pero me has dado más de una idea!!
    Un besote guapa!!!

  5. Ostras menudo descubrimiento!! Vamos, un día de estos me pongo a buscarlas en el chino sin falta!!! No tenía ni idea de que existía algo así! Gracias y felicidades por el trabajo que haces, te suelo visitar pero nunca había escrito. Un saludo!

    1. ¡Pues encantada Beatriz de que lo hayas hecho! Muchísimas gracias y prueba las pinzas, son muy, muy prácticas, y seguro que en el chino no son caras. Un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *