Still life minimalista: su proceso creativo

Esta no es una entrada como cualquier otra. En esta entrada no os enseño nada interesante, pero os ayudará en los malos momentos. Es la historia de la creación de un still life minimalista y su proceso creativo.

still life

Antes de comenzar a leer la entrada de hoy sobre el fallido proceso creativo de una pobre fotógrafa, os recomiendo que conozcáis la fotografía final, y el paso a paso de la creación de la corona de hojas de olivo de la imagen ¡Es bonita, de verdad!

¿Ya está? ¿Ya la habéis visto y leído? ¡Comencemos entonces!

Tengo la suerte de trabajar en algo precioso. Soy tan afortunada que me paso el día enseñando a los demás lo que me apasiona. Encima, puedo emplear mi tiempo creando cosas bonitas y poco prácticas. Nadie me mira mal, ni cree que lo estoy malgastando (el tiempo) ¡Me encanta mi trabajo!

Hace unos días, y en plena campaña navideña (ya os contaba el otro día que los autónomos pensamos en la Navidad en pleno verano), se me ocurrió hacer una bonita corona-guirnalda con ramas de olivo. Su destino: una sesión de fotos de still life minimalista. Que se lleva mucho ahora.

En mi cabeza estaba claro: minimalista = facilito, facilito.

¡Ja!

Still life minimalista

Comencé decidiéndome por una composición con mayoría de blancos (suelo, silla y fondo). Pero eso sí, con un toque de color gracias al verde de la corona, y algún que otro complemento para probar fórmulas diferentes. Facilito, facilito.

Este es el esquema de luz que utilicé en todas las composiciones:

still life de estilo minimalista

La colcha de organza, matizaba la luz directa del sol, aunque al ser muy fina, dejaba pasar los rayitos que le darían vida a la foto. Y todo sin tener que luchar demasiado con el contraste lumínico. Luz intensa, blanco, paz, tranquilidad… ¡Y unas narices!

Os aseguro que hice más de 80 disparos entre pruebas de luz y pruebas de composiciones. Más de 40 vueltas le di a la dichosa silla, y más de 40 cambios de dichosa corona aquí o allá.

Mi problema: encontrar la composición que atraiga, la textura que dé vida, el factor que distinga a la imagen con tanto  minimalismo. Llegó un momento en el que lo mandé a la porra (al minimalismo) y decidí emplearme a fondo con complementos y fondos de otros colores.

Y entonces, después de unas horas de rabia contenida, surgió mi temperamento artístico (es decir, la mala, mala uva). Mandé todo a freír puñetas, tiré de la colcha de organza con muy malas pulgas y la lancé sobre la silla. Después de soltar unos cuantos exabruptos me marché del estudio, pensando que más me valdría dedicar mi vida al encaje de bolillos.

Aunque a veces, la solución está delante de tus narices…

Pero antes de cerrar la puerta, sin saber la razón, miré hacia atrás y la magia surgió. Me encontré con la composición que había estado buscando desde el principio. Allí, esperándome. Paciente, tranquila, relajada, aunque hubiera sido el resultado de mi mal carácter cuando no me sale una foto como yo quiero.

still life minimalista

Lo sé, no siempre es sencillo el proceso creativo. A veces tenemos la sensación de estar completamente bloqueados y faltos de ideas e inspiración. Pero la magia, si somos pacientes, trabajadores y persistentes, siempre llega. Aunque sea en forma de colcha de organza tirada de cualquier manera sobre la silla, una corona puesta sin ninguna gracia y un reflector tirado por el suelo…

Tened paciencia. Trabajad sin desfallecer. No penséis que todo lo que hacéis no sirve para nada. El arte (y la fotografía lo es) tiene estas cosas: te hace sufrir a veces, pero siempre da sentido a tu vida.

still life minimalista

De un creativo a otro: tú vales mucho.

Sonia

10 thoughts on “Still life minimalista: su proceso creativo

  1. Cómo me siento de identificada con esto! Hay días que te levantas con una inspiración impresionante y otros que, por mucho que trabajes, disparos que hagas y vueltas que des a las cosas, no hay por donde empezar. El sábado, por ejemplo, me levanté inspirada, tenía que hacer unas fotos que me habían encargado y con apenas 30 disparos hice 10 fotos distintas y todas me gustaban. Tanto es así que me sentí rara y pensando que algo estaba haciendo mal pues tan poco tiempo y tan contenta yo con las fotos. Sin lugar a dudas, hay días buenos y malos y los malos es mejor tranquilizarse y pensar que somos capaces de eso y más y seguro que sale bien. Un abrazo

    1. ¡Completamente de acuerdo contigo! Mucho mejor tranquilizarse en los momentos de bajón creativo y suplirlo con trabajo, desde luego ¡Y qué bien sienta cuando a uno le salen las cosas bien como a ti en esa sesión!! Y segurísimo que no hacías nada mal ¡Al contrario! Todo lo que te hizo enfrentarte a ello con energía, te hizo hacerlo bien desde el primer momento ¡Un abrazo muy grande!!!

  2. Como me he reído!!!! Las veces que habré pensado yo lo de “facilito, facilito”… y luego no sale nada.
    La foto es muy bonita y la corona la probaré.

    1. ¡Jajajaja, qué desastre!! A veces las cosas son mucho más difíciles de lo que pensamos ¡Pero ahí estamos como unas campeonas!!! ¡Un beso muy grande!!

  3. Ay, qué tranquilidad da esto del “mal de muchos, consuelo de tontos”… Me siento taaaaan identificada. Ayuda (y anima, no te creas) saber que esto les pasa también a los mejores.
    Besos gordos!!!

    1. ¡Pues muchísimas gracias Silvia por el cumplido! Pero yo creo que esto le debe pasar hasta a Chris Court, que es mi ídolo!! ¡Un beso muy grande!

  4. Me encanta cómo lo cuentas; me he reído mucho!
    Lo del bloqueo lo conozco muy bien, a mi me ataca muy frecuentemente; a veces, estoy espesa, espesa, pierdo horas y horas y no sale nada. Me impaciento, me cabreo, me frustro, a partes iguales… Pienso… ” Se acabó” ” Nunca fui bendecida de manera especial por las musas, y ahora ya se agotó lo poquito que se daba”. De pronto, sin darte cuenta, salta la chispita y recobras la ilusión…” Oh, algo queda!”… Y, cuando menos lo esperas, las musas, las hadas, esos personajes caprichosos, confabulan para fastidiarte de nuevo… 🙁
    ¿Triste, feliz sino el nuestro?
    Un beso grande, querida Sonia!!!

    1. ¡Supongo que feliz, porque todavía seguimos con ello!!! ¡Jajajaa!! A veces todo va como la seda, y algunas otras, como la … ¡Un beso grande y ya sabes, mal de muchos, consuelo de tontos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *