Mi armario de los cacharritos

Mi armario de los cacharritos no es solamente un armario donde guardar el menaje, trapos, cubiertos y otros utensilios que utilizo para fotografía culinaria, es una declaración de principios.

Hace tan solo unos días, poco más de una semana, que concluyó el curso-taller de fotografía culinaria “Con las manos en la cámara”, y como siempre, cuando se acaba un curso, uno tiene la sensación de haber encontrado almas gemelas, con los mismos intereses y las mismas inquietudes, y de perder algunos buenos amigos que te han aguantado estoicamente durante un mes. A todos los participantes ¡Gracias por estar conmigo durante todo el mes de septiembre creando, esforzándonos y disfrutando!

En una de nuestras charlas en los foros (donde surgieron una gran cantidad de temas interesantes), estuvimos considerando la posibilidad de echar a nuestras familias de casa para llenarla de cacharritos para nuestras fotos. Tras muchas deliberaciones y descartada tal posibilidad, finalmente nos decidimos por un pequeño armario donde poder guardar nuestros tesoros. Este es el mío, no es solamente un armario, es una declaración de principios donde reafirmarme en todo aquello que me gusta: la fotografía, el color, la cocina, la imaginación y también mi pequeña parcela femenina frente a los cuatro hombres con los que convivo (de ahí esa lámpara donde revolotean las mariposas).

Con mucho cariño, dedicado para todos aquellos que comparten la misma pasión por la fotografía culinaria y ya no saben como convencer a sus familias de que todo ese cacharrarerío es total y absolutamente necesario.

Collage armario cacharritos

18 thoughts on “Mi armario de los cacharritos

  1. Ahhh Sonia, cómo te envidio!!! jajaja yo aún no he encontrado hueco para el armario! Jo, es que como no eche a mi marido de su «salita» dónde tiene sus guitarras (qué morro, tiene)

    Te ha quedado genial tu mueble.

    Besos

  2. Me encanta Sonia!

    Yo creo que voy a optar por quedarme sola en casa….jajajajja
    Me encanta el armario, yo aun no tengo mucha «munición» pero despues del mes que he pasado a tu lado, me has creado una necesidad inminente de tener cubiertos negros, por ponerte solo un ejemplo….jajajaja

    Muchos besos!!!

  3. Nada chicas, hay que empezar a echar a gente de casa. Al paso que yo voy, echo a mis dos hijos mayores y a mi marido, ¡¡y me quedo con la casa entera!!
    Muchos besos y gracias por estar aquí.

      1. Vale, ahora entiendo porqué no respondías a mis peticiones para establecer relaciones formales entre nuestros hijos, que el niño está ocupado… En fin, a seguir buscando (aunque mucho me temo que SG tiene ideas muuuuy independientes al respecto). 😉

        En cuanto el post, ya te digo que algún día tendré que contar en el blog lo de SM con los cacharritos, que tiene tela, me has dado una idea… Yo de momento he conseguido permiso para una caja de mudanza y voy que chuto…

        1. Tú no te preocupes, que tengo otros dos más. ¡Si fuera por varones!
          Esto nuestro es una falta de comprensión total por parte de las familias, pero estoy convencida de que siendo persistente, muuuuuy persistente, se consigue alguna cosilla.
          Un beso

    1. ¡Encantada de tenerte por aquí! Es un armario de Ikea, muy normalito, pero le he colocado unos tiradores de Zara Home con forma de floripondio que son preciosos (muy de niña todo) Un beso grande

    1. La verdad es que es un gran adelanto aunque solo tengas un cajoncito o algún sitio tuyo donde meter el cacharrerío ¡Pero cada vez se necesita más! Un beso grande

  4. Que envidia de poder tener un armarito de chica!!!!
    Para cuando la próxima edición de fotografía culinaria?
    Apuntame en la lista, vale?

    Besos

    1. No creas, que yo tardé en tenerlo, pero desde luego que tener un armario de chica donde colocar cosas rosas, mariposas y florecillas, ha sido una maravilla en mi mundo de hombres.
      No sé cuando sacaremos el de fotografía culinaria, pero no te preocupes que te avisaré de antemano.
      Un beso grande.

  5. En mi cocina ya tengo un armario lleno de cachibaches y ingredientes para repostería, a parte de un set de tres cajones de esos de plástico a petar cosas.
    Mi siguiente objetivo será un armario de IKEA en el comedor para la fotografía culinaria después de terminar tu curso, que al igual repito por falta de cámara! y no me importaría nada ya que quiero sacarle el mayor jugo posible cuando disponga de ella.
    Petons

  6. Un armario precioso aunque no sé si a mi me cabría todo ahí, jajaaaa, hace tiempo que tengo demasiado y esto es un no parar, porque cosa nueva que veo, cosa que deseo tener y siempre cae alguna más. En un armario como este he pensado porque en los que tengo no cabe nada más, hago tetris a diario, jajaaa, pero por ahora no tengo donde ponerlo.
    Besotes guapa!!-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *