El desastre de la génoise au chocolat…

Soy una persona tremendamente inquieta. Si habéis hecho alguno de mis cursos, sabéis que tengo una inclinación enfermiza hacia el experimento fotográfico arriesgado. Y así me va. Esta es la crónica del desastre de la génoise au chocolat

desastre anunciado

1.-

Tengo una génoise de chocolate en el horno. Cuento con 25 minutos para montar la estructura de mi nuevo experimento, cuyo fin no es más que crear una imagen con un claroscuro extremo. Extremísimo.

Decoraré la génoise, una vez horneada, con un corazón de azúcar glas en su superficie, y simulando un escenario, un foco de luz incidirá sobre ella como una estrella de cine negro.

Para ello tendré que crear una estructura especial, arriesgada, peligrosa… Pero sé que soy una persona muy meticulosa en mis procedimientos, y que nunca, nunca, dejo nada al azar…

En la foto un poquito más arriba, podéis ver como coloco mi portafondos, una superficie de madera, y un fondo de madera también, apoyado sobre el portafondos. Parece que el fondo se inclina un poquito hacia delante, pero no creo que sea ningún inconveniente…

 

Experimento fallido 2

2.-

Comienzo a crear el escenario y sitúo un reflector negro a la izquierda del set. Para sujetarlo, nada mejor que una pinza de estudio en un extremo, que se apoya sobre la superficie. El otro extremo… bueno, seguramente permanecerá estable si lo apoyo en mi fondo de madera, que sigue inclinado un poquito hacia delante. Pero yo continúo…

 

Experimento fallido 3

3.-

Mi génoise todavía está en el horno, así que coloco un doble en el set. No estoy muy acertada en la elección del doble. Es un bote de vidrio con hojas de laurel. No tiene ni el mismo color que mi génoise, ni la misma altura. Y encima, la luz se refleja sobre el vidrio. Pero ¡Qué demonios! Yo sigo a lo mío…

 

Experimento fallido 4

4.-

He llegado a la parte más complicada. Corto un trozo de cartón que colocaré a la derecha de mi set, frenando el paso de la luz. Pero aquí llega el truco. Con una cuchilla, recorto una ventanita en el cartón por donde entrará la luz, que se dirigirá directamente a mi protagonista.

Para mantener el cartón en su sitio, coloco más pinzas sujetándolo al fondo de madera y a la superficie de madera ¡Ostras! ¡Si que es difícil pinzar el cartón junto con la tabla del fondo y de la superficie! Con el más mínimo roce, puedo hacer saltar las pinzas y creo que la tabla se ha inclinado todavía un poco más hacia delante, pero sé que aunque el equilibrio es escaso, nada va a salir mal. Además de perfeccionista y meticulosa, soy positiva ¡Qué diantres!

 

Experimento fallido 5

5.-

Bajo persiana, cierro cortina, coloco unidad de luz continua a la derecha del set. No puedo arriesgarme con la luz natural. Ya os dije que no dejaba nada al azar. Hoy el día está nublado, y las nubes hacen que la luz cambie constantemente.

Solo tengo que tener cuidado de que la unidad no roce la pinza que sujeta el cartón que está pegado al fondo de madera que permanece inestable y que se inclina hacia delante mientras que se apoya ligeramente en mi portafondos

 

Experimento fallido 6

6.-

Como toque final, coloco unos mini-reflectores del lado opuesto de la luz, para que vuelquen un poquito de luminosidad sobre mi protagonista. Además, subo la unidad de luz y la inclino hacia el set, para que el rayo de luz incida sobre la parte superior de mi génoise ¡Qué me va a quedar preciosa!

Suena el timbre del horno. Los 25 minutos han pasado. Me dirijo al horno, saco la génoise, espero un poquito a que se enfríe, la desmoldo, espero otro poquito más, y coloco una cuerdecita roja alrededor. Solo me falta llevarla al set, y espolvorear el azúcar glas sobre la superficie como punto final. Todo está listo, preparado, dispuesto…

Estoy llegando con mi génoise, la coloco sobre la superficie en el mismo sitio en el que estaba el doble. Me coloco delante de ella para hacer el estilismo.

 

¡Jope, este cable de la unidad de luz me molesta! Lo voy a mover un poquito hacia abajo. Solo un poquito, sin que roce la pinza que sujeta el cartón que está pegado al fondo de madera que permanece inestable y que se inclina hacia delante mientras que se apoya en mi portafondos ligeramente

¡Vaya por Dios, he rozado el cable!

 

Experimento fallido final

 

 

30 thoughts on “El desastre de la génoise au chocolat…

  1. Siempre nos quedará la génoise!!!
    Ánimo, Sonia! El mundo es de los valientes; el que no arriesga, no gana.
    Un besazo!!! 🙂

    1. Y si no, que se lo digan a mis hijos, que se la comieron aplastada y todo ¡Y les pareció igual de buena! Un beso muy grande Pilar!!

  2. Ay que me da, que me daabas!! Perdón lo siento, pero es que me identifico tanto contigo, lo narras también que me me río y me lamento a partes iguales. Me hubiera pasado exactamente igual….Jajajajaj
    Un beso guapa.

    1. ¡Tú riete, riete! Fíjate que a mi me molestaban estas cosas mucho, pero ahora, miro el estropicio, recojo el chiringuito ¡Y me como lo que haya quedado! ¡Un beso muy grande!!

  3. Jaja muy bueno! Pero si te quedó igual de bonita la genoise 😉 Nada que el cirujano aquél no arregle… Como se llamaba?

    Gracias por el esquema y todos los trucos, lo de recortar el cartón, no se me había ocurrido…

    Un besazo!

    1. Licuar, se llamaba Licuar. Pero Rui, esto no lo arreglaba ni el filtro licuar, ni un milagro repentino!!! ¡Un beso muy grande artista!!

    1. Pues Liliana, me voy contenta a dormir esta noche… ¡Un beso muy grande! ¿Estáis en verano, verdad? ¡Qué suerteeeeeeeeeee!!!

      1. Si por suerte hoy a tocado un día mas de otoño que verano (14/24ªC) un respiro a los días agobiantes:) Por cierto donde consigo la receta de la génoise au chocolat, que tiene una pinta!!

        1. Si, la verdad es que tenéis que tener algo de calor, pero ¡Qué gustito!!!
          La receta es muy sencilla Liliana. Luego te la paso en un mail ¡Un abrazo muy grande!

  4. Me meooooo! (Con perdón) Seguro que la génoise estaba riquísima!!!
    Imaginate yo… que no tengo portafondo (uso una pila de cojines o lo que encuentre por allí), mi superficie de trabajo es la cama y el sitio para moverme al rededor de ella es de unos 40 cm escaso!
    Cómo te entiendo!

    1. ¡Puedes reírte, puedes reírte! Entonces, todavía te admiro más, porque tus fotos son de una belleza maravillosa ¡Un abrazo enorme!

  5. Ay Sonia! Lo que me has hecho reir!!!… siento mucho que no hayas podido hacer la foto que querías, pero al describir cada detalle como sólo tú sabes hacerlo, he podido imaginar cómo iba a quedar, con ese rayito de luz iluminando por arriba, una maravilla!!… supongo que volverás a intentarlo, verdad?. Un beso.

    1. ¡Me alegro mucho de que te hayas reído! Como foto no valdrá, pero al menos, si uno puede pasar un ratito agradable ¡Pues oye, mejor! ¡Claro que volveré a intentarlo, ya te contaré!! Un beso.

  6. Me siwnto totalmente identificado!! Creo que alguna vez nos ha pasado a todos.. Yo recuerdo dos.. Una de ellas sobre.una tarta de mousse de chocolate que se destruyó en el acto y otra vez en la que aún sin poner nada se me fue la madera trasera sobre una botella de cristal que se hizo añicos

  7. Aplastada tiene una pinta deliciosa, como debia estar antes… claro que si positiva y palante… Gracias por compartir tus experiencias. Un beso

  8. JaJaJa!!! Sonia!!! Seguro que estaba deliciosa!!! Aix… me ha pasado unas cuantas veces durante el curso con las manos en la cámara… incluso después de que nos dijeras que no nos fiásemos… Pero es difícil tener todos los artilugios para que todo se aguante bien… y tiras del señor azar como si nada… y luego pasa lo que pasa… De todos modos… incluso espachurrada… está preciosa la génoise!!! 🙂

    1. No, si buena estaba. Un rato, aplastujada y todo. Pero ¿Has visto? ¡Yo también hago desastres!! ¡Jajajaja!!! Pero no pasa nada, así aprendo a no ir de confiada… ¡Un beso grande!

  9. Jajajaja, me estoy riendo que no veas, y no del desastre, sino de como lo cuentas, parece que esté una allí. Si es que la gente no se cree lo sufridoras que somos las fotógrafas culinarias, jajjajajaja

    Besotes 🙂

    Ainss, yo también quiero la receta del estropicio eh! **

  10. Yo ya me estaba imaginando un bellísimo claroscuro, cuando vi ese recorte en el cartón y conforme seguía leyendo iba “mascando la tragedia”
    Aceleraba la lectura para ver si al final se había salvado, pero ¡no!…jajajajajaja, eres genial!
    Nos reímos, pero seguramente hubiéramos entrado en cólera si nos hubiera pasado.
    Te felicito por tu serenidad y esa filosofía tan práctica.
    Rica, tenía que estar riquísima. Con esa pintaza tan buena.
    Un besazo y ¡feliz fin de semana!

  11. Pero Sonia, qué eso te haya pasado a ti con lo meticulosa que eres!!!
    Mientras lo ibas narrando me imaginaba el final y mira que tu parece que lo ibas intuyendo… Menos mal que al menos la génoise au chocolat quedó para poderla comer!!!
    Jajajaja, eres única!!! Me encanta como lo has contado.
    A mi también me ha pasado en muchas ocasiones algo parecido, pero nunca sobre lo que iba a fotografiar, siempre ha sido mientras preparaba el set y lo he podido solucionar.

    Un besazo enorme y cariñoso,

  12. Hola Sonia, me ha pasado que un reflector ha caído mas de una vez sobre mi protagonista, moviendo la tabla que hace de mesa, se me ha caído la comida, y quien sabe que mas, jaja!
    Pero me gusta mucho ese truco de la ventanita en el cartón, voy aprobarlo porque me gusta mucho las fotos donde la luz viene como de arriba inclinada, no toda del lado y voy a probar si así lo puedo lograr, pero con luz natural.
    Gracias y que viva la genoise!!

  13. Jajajaaaaa, lo estaba viendo venir, consuélate, a mi también me pasó, además yo tenía una botella de cerveza y su vaso correspondiente, con lo cual todo el set, comida y trapos para retirar. Si a eso le sumas dónde fotografío y a donde me subo, que, como recordarás, ya te he contado, es que no puedo parar de reír.
    Así y todo me ha encantado ver el montaje y esa genoise debía estar tremenda!!
    Besoss

    1. ¡Esto de la foto culinaria es siempre una sorpresa!!! Y lo malo es que no es la primera vez que me pasa… ¡Un beso grande Teresa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *