Contar historias en fotografía culinaria

No hay nada mejor que contar historias con nuestras fotografías culinarias ¿Queréis conocer una manera diferente de hacerlo?

Contar historias en fotografía culinaria

Prometo que esta entrada, estaba ideada antes de que apareciera esta otra entrada del fantástico blog We eat together, donde Skyler, nos habla de la verdadera fórmula mágica para crear una buena y atractiva fotografía culinaria. Y estoy totalmente de acuerdo con él. No vamos a “enganchar” a nadie con nuestras imágenes, si no hay historia.

Podemos conocer la técnica, podemos componer como los ángeles, podemos crear una iluminación maravillosa e incluso usar los complementos más bonitos y a la moda del momento. Pero sin historia detrás, no hay foto.

El primer ejercicio del curso avanzado de fotografía culinaria Con las manos en la cámara, consiste precisamente en eso. Tomamos tres elementos como máximo, e ideamos una historia que contaremos con el uso adecuado de la luz, y esos tres elementos únicamente. Os animo a que practiquéis el ejercicio y veáis que no es tan sencillo.

Y todos sabemos que por mucho que queramos contar historias, no siempre es fácil. Tal vez nos falle la imaginación, se nos agoten las ideas, o incluso, no tengamos tiempo para planear, montar y finalizar el escenario que nos permitirá llevarlo a cabo.

Por eso ¿Por qué no contar historias de una manera fácil, que no lleva demasiado tiempo y que es muy agradable a la vista? ¿Queréis saber cómo conseguirlo? Cread un collage con imágenes sencillas, pocos elementos y una historia detrás. Es una buena, bonita e incluso barata manera de crear imágenes para vuestros blogs o páginas webs.

¿Qué vamos a necesitar?

  • Una historia que contar.
  • Un fondo sencillo, limpio, no recargado.
  • Pocos elementos. Los ingredientes de vuestro plato o creación, y muy poquitos complementos.
  • Un storyboard o pequeño esquema con dibujos de lo que vamos a crear.

¿Y en la práctica?

En mi caso, para el collage del té matcha con leche, mi intención era contar la historia de una pequeña pausa en el trabajo de una preciosa y radiante mañana de primavera. Unos minuto de relax para preparar un té con leche de almendras y hielo, listo para tomar. Quería conseguir una imagen, o conjunto de imágenes que transmitieran paz, descanso, luz y equilibrio, nada más.

Utilicé una superficie de tablones de madera teñidos con cera blanca. Blanca, sencilla, pero con algo de textura. Simple, bonita, sin más.

Como elementos, los ingredientes de la receta, el recipiente para la mezcla, el batidor y la cuchara de bambú ¡Ah, y algunos hielos falsos!

Y éste es mi storyboard. Un poco desastroso, pero útil para tener un esquema gráfico de lo que quiero hacer.

contar historias

Bastó un día lleno de luz, un difusor delante de la ventana, y un reflector en el lado opuesto, para conseguir un bonito y favorecedor esquema de luz lateral.

El resto, simplemente, consistió en seguir mi esquema previo, y jugar un poco con la composición.

contar historias en fotografía culinaria

El collage está creado con Photoshop, pero la edición de las cuatro fotografías que lo componen está hecha única y exclusivamente con Lightroom. Por cierto, os aconsejo que procuréis que la edición de las distintas imágenes sea similar. Para ello, nada como la vista de referencia de Lightrooom.

¿Queréis seguir aprendiendo fotografía culinaria y tener un buen conocimiento de técnica, composición, iluminación, estilismo y edición para contar las historias más bonitas? ¡Durante el mes de julio de este año 2017 podéis hacerlo con el curso Con las manos en la cámara. Iniciación!

Aquí tenéis toda la información sobre el curso, y en el siguiente botón, podréis hacer la inscripción si estáis interesados ¡Os espero!

 

 

 

 

 

4 thoughts on “Contar historias en fotografía culinaria

  1. Está entrada me ha encantado. Es algo que me cuesta trabajo hacer
    Para mí blog, la mayoría de las veces solo “cuento” el proceso de elaboración de la receta pero nada más.
    Y quiero poner más atención, y planeación en mis fotografías, no hacerlas al momento. Gracias por los tips

    1. ¡Me alegro mucho de que te haya gustado! Sé lo que quieres decir, pero también es cierto que un blog de cocina requiere mucho, mucho tiempo. La gente no sabe muchas veces todo lo que hay detrás. Así que yo pienso que es normal que no siempre tengáis tiempo de hacer, además del resto, fotografías muy elaboradas. Por eso, una solución como la del collage con fotos sencillas, puede venir muy bien ¡Un abrazo muy grande y gracias a ti!!

    1. ¡Claro que sí Dania! Es un curso que repito un par de veces al año. Si quieres que te avise de la próxima edición, te enviaré un mail para decírtelo. Pero por supuesto, sin compromiso por tu parte. Si luego no puedes o no quieres ¡No pasa nada! Pero así no lo pierdes si en ese momento estuvieses interesada ¡Un abrazo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *