Alexandria, sarna con gusto sí pica

Cuando hace apenas dos semanas visité por primera vez Alexandria (en el estado de Virginia, EEUU), no sabía que un pedacito de mi corazón de madre española (exactamente un tercio) iría a parar allí.

Uno de esos seres larguiruchos, bulliciosos y comedores insaciables que comparten mi casa y mis bienes (mal llamados hijos adolescentes) vivirá a partir de agosto a 150 kilómetros de esta preciosa ciudad (a un tiro de piedra, en relación al tamaño de la totalidad del país), pero a un montón de distancia de mí. Y eso que dicen que sarna con gusto no pica. ¡Pues pica, y mucho, señores del refranero español!

Alexandria es uno de los enclaves históricos más antiguos del país. En el siglo XVII, el escocés John Alexander (¡Qué barbaridad, debieron matarse a pensar para ponerle nombre al lugar!) compró las tierras donde se asienta la actual ciudad a un inglés capitán de barco, por un buen montón de tabaco. A partir de entonces y durante los dos siglos siguientes, se iría poblando no sólo de habitantes, comerciantes de tabaco y desgraciadamente de esclavos,  sino de la preciosa arquitectura que florece en las calles a ambos lados de la principal King Street hasta llegar al río Potomac.

Georges Washington, primer presidente electo de los EEUU, tuvo allí su hogar, y unos 33 presidentes más tarde, hizo lo mismo Gerald Ford, antes de ocupar el puesto número 34.

En la actualidad, y tan sólo a 10 kilómetros de Washington DC, Alexandria es uno de esos sitios que uno envolvería en un bonito papel de flores blancas y rosas, con un maravilloso lazo, y metidita en un bolsillo, se la llevaría a casa. Es coqueta, tranquila, alegre y cuajadita de famosos restaurantes, museos y tiendas en las que echar las horas (y los dineros).

Señores virginianos o virginienses (no tengo el gusto de conocer el gentilicio de los habitantes de Virginia), cuídenme al niño, y la próxima primavera  (cuando vuelva) prometo volver a dedicarles una entrada en este famosísimo blog. De momento vaya por ustedes la tarta siguiente, fruto de un tuneamiento del bizcocho de coco de Rosa del estupendo blog “Bocados dulces y salados”, la imaginación de una servidora, y unas hebras de coco maravillosas que compré hace poco en Brasil.

TARTA DE COCO

Ingredientes:

Para la base de bizcocho:

3 huevos
180 gr de azúcar moreno
100 gr de aceite de girasol
1 chorro de ron
1 yogur de coco
1 medida de yogur de leche de coco
170 gr de harina
1 pizca de sal
1 sobre de levadura

Para la cobertura:

1/2 taza de mantequilla a temperatura ambiente
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 y 1/2 tazas de azúcar glas
1 cucharada de leche
coco rallado

1.- Precalentamos el horno a 170 grados. Engrasamos con mantequilla y enharinamos un molde redondo para tarta, en el que hornearemos la base de la misma: el bizcocho de coco.

2.- En una ensaladera batimos los huevos junto con el azúcar moreno hasta que estén muy espumosos. De esta manera vamos incorporando aire a la mezcla. Añadimos el aceite, el chorrito de ron, el yogur y la leche de coco. Mezclamos bien los ingredientes.

3.- En un bol aparte mezclamos los ingredientes secos: la harina, la levadura y la sal. No hace falta que pasemos la harina por un tamiz, basta con que mezclemos bien con unas varillas para que se distribuya bien la levadura y se deshaga cualquier pelotita de harina.

4.- Añadimos poco a poco la harina a la primera preparación, mezclando lo justo con una espátula para que se incorpore bien. Si batimos demasiado, el bizcocho saldrá más duro.

5.- Vertemos en el molde de tarta enharinado y lo llevamos al horno. El bizcocho tardará en cocerse unos 40 minutos. De cualquier manera, pincharemos el centro del mismo con un palito para asegurarnos que está bien hecho. Sacamos del horno, y al cabo de 5 minutos desmoldamos y dejamos enfriar en una rejilla.

6.- Preparamos la crema de mantequilla para la cobertura:
En un bol grande disponemos la mantequilla ablandada a temperatura ambiente junto con el azúcar glas, el extracto de vainilla y la leche. Batimos con varillas eléctricas hasta que obtener una crema blanquecina, y muy esponjosa. Reservamos.

7.- Ponemos una sartén a calentar y doramos el coco rallado. Sin moverlo. De esta manera tostaremos minimamente el coco del fondo, con lo que conseguimos variaciones de color en el mismo. Dejamos enfriar.

8.- Decoramos la tarta:
Untamos los laterales del bizcocho y la parte superior con una capita de crema de mantequilla. Procuramos que resulte lisa y uniforme. Con las manos vamos “pegando” el coco rallado por toda la tarta, presionando un poquito para que se adhiera bien.

9.- Miramos y remiramos nuestra obra maestra. Fin del trabajo.

Imprimir receta: Tarta de coco

37 thoughts on “Alexandria, sarna con gusto sí pica

  1. EStamos seguros que este pedacito de tu corazón, ese niño que aún crecido siempre será tú niño… estará estupendamente y además de saberse cuidar, después de este post, los virginianos cuidaran de él, ya que saben que aquí están unos padres que le quieren mucho.

    Respecto a la tarta, poco que decir, ya que como siempre preparas delicias increibles.

    Y las fotos, pues eso, que dan ganas de salir corriendo a conocer Alejandría.

    Además, estamos contentos de volver a ver que publicais en el blog… ¡Os echábamos mucho de menos!

    Besotes

    Ana y Víctor.

  2. Ese pedacito de corazón, se lo lleva el, tu hijo, asi siempre están cerca. Las distancias son simplemente kilometros de cariño que hay entre dos o más personas. Además seguraente si se va hacia allí es porque lo esperan cosas muy buenas.
    La receta me encantó, debe estar buenisima.
    Tiene una pina increíble.
    Un beso enorme.

  3. Pues si, debe de picar y mucho!!! Pero a veces es lo que toca! Seguro que la elección ha sido la mejor y la experiencia para tu peque-grande será buena, tanto lo pase bien como mal, de todo se aprende!! Piensa que tu siempre estas volando por la zona y seguro que podeis hacer muchas escapadas! Animos y con esa zona tan bonita seguro que aprende y se lo pasa estupendamente, ya nos irás informando de sus aventuras! Y de la tarta, pues que te voy a decir, que renuncio, no voy a cocinar nada dulce! esto no puede ser, vaya ricura!!
    besazos

  4. Hola!

    Pues no me importaría nada pasarme por ahí una temporada, seguro que será una experiencia inolvidable para tu hijo y le vendrá estupendamente para formarse y crecer. Cuesta dejar a los hijos volar pero este tipo de experiencias son impagables, (te lo dice alguien que no tiene hijos pero que lo ha vivido desde la perspectiva adolescente)

    Besos y bienvenida otra vez, se te echaba de menos.

  5. Entiendo el picor que te debe producir, porque aunque mis comedores insaciables aún están en tierna edad, como madre conforme te iba leyendo se me iban poniendo mis pelitos como escarpias. Dios! como se les quiere!
    Estoy segura que se va por su bien y que, a juzgar por las fotos, va a estar de lujo, pero sigo diciendo que puede imaginarme el picor que esta sarna te produce.
    Te tu tarta como siempre, poco podemos decir. A una fanática como yo del coco, también le pica la pena de no poder hincarle el diente.
    Coincido con los caminantes en la alegría de tus publicaciones. Yo también te echaba de menos, mujer de altos vuelos.
    Besitos sin gluten

  6. Pica y escuece al mismo tiempo,y nunca acabas de acostumbrate pero asi es la vida hay que dejarlos ir,el tuyo se va muy lejos pero seguro que esta bien cuidado.el sitio es precioso y la experiencia sera inolvidable.
    la tarta es preciosa como las fotos.
    Un beso.

  7. Qué lugar tan bonito, y qué bien fotografiado, seguro que tu hijo adquirirá un montón de experiencias, aunque a ti te toque echarlo mucho de menos…
    La tarta es una verdadera belleza.
    Un beso.

  8. Pues el sitio me encanta.
    Mis cuñados tienen casa más al norte de Washington y aunque viven en Europa siempre que pueden se escapan.
    Piensa que ese pedacito de corazón vuelve más grande seguro.
    Las fotos merecen otro comentario.
    muac

  9. Éste.
    Vale, cuándo has hecho el pacto con el diablo y cuando quedamos hacemos una quedada sonieril para que me pases tooodos tus apuntes.
    Ves pensando lugar y hora.
    besos

  10. Me alegro de que hayas vuelto, estaba preocupada. He estado fuera una temporada, y pensé “bueno, a la vuelta le escribo a Sonia para asegurarme de que está bien”.
    Tu “chiquitín” (que ya no debe serlo) seguro que aprende mucho, ¡y un año pasa tan rápido! Lo malo es que a los USA no puedes pasar con un tupper…recuerdo que mi madre me mandaba con montones de tuppers de vuelta cuando vivía en Holanda, con croquetas, arroz con leche, tocino de cielo…pero bueno, siempre puedes irte allí unos días y dejarle la nevera llena!

    un beso y espero que la separación no se te haga muy dura.

  11. Me imagino lo que tienes que sentir, pero solo es un año y eso se pasa volao, tu le dices a tu compañía que te de vuelos hasta allí y lo ves todas las semanas…. jejjeje
    Una receta buenísima, yo tengo familia en Virginia si voy le llevo a tu niño un tupper con lentejas, jajajaja
    Un beso cielo

  12. Por llegar tarde me ha pisado el comentario Su…¡Esta Su…! pero es lo que iba a decirte yo, que te veo haciendo alguna horita de vuelo más, para llevarle papeo a la criatura.
    Adi y yo, a eso le llamabamos “envios de PAH” (paquetes de ayuda humanitaria)
    ¡Muac!

  13. Mis chicas aún son adolescentes y no he vivido una experiencia como la tuya pero imagino que tiene que picar y mucho. Eso sí, el sitio es precioso y seguro que será una etapa inolvidable. Y la tarta… como me ha gustado ese tuneo. Ha quedado deliciosa y tentadora.
    Un besote

  14. Como siempre una entrada preciosa y una receta divina. Seguro que tu hijo estará muy, muy bien allí. Pero es lógico que lo eches de menos. Besos mil y gracias por todo.

  15. Jo que post tan bonito, que fotos, que tarta… cuanto tiempo se va tu hijo? Creo que leyendo los comentarios de las otras personas que te han dejado uno sobran las palabras porque tienen razon aunque como madre si me llegara el momento estaria como tu seguro, y mi madre lo paso igual cuando yo le dije que me venia a Londres, claro que yo estoy mas cerca pero para ella no lo seria jajajaja

    Besitos

  16. No me hables, no me hables, que mi hija babea por Japón y yo no hago más que decirle, que si todos son iguales, que si hablan muy raro, que si comen todo crudo, que si está muy lejos…

    El tiempo pasa deprisa, y la tarta una delicia.

    Besos y suerte para ese tercio 😉

  17. Pues me parece que hoy auque la tarta tiene un aspecto delicioso, lo importante no es la receta.
    Habéis tomado una gran decisión.Supongo que os habrá costado un montón pero seguro que va a merecer la pena. ¡ Ya verás como si !.
    Un abrazo,
    maría José.

  18. Ayyyyyyy!!!! cuando un peque se va….. yo no lo sé por experiencia pero por lo triste que se quedó mi madre cuando nos fuimos a estudiar fuera…. me puedo imaginar que es duro…. eso sí estoy segura que para él será una experiencia estupenda, de la que aprenderá muchíiiiiiiiisimo ya nos irás contando!!!!! La tarta estupenda, además me gusta mucho el coco!!! Besotes!!!!

  19. Sonia, las distancias no las marcan los kilómetros sino nosotros y seguro que vosotros no la sentís porque aunque no os veáis os tenéis al lado solo con la mente y los sentimientos.
    El bizcocho acompaña a la dulzura de tus comentarios. Estupendo.

    Besos.

  20. Que alegria para mi, ver esas fotos de Alejandría, y tristeza para ti por tu hijo.Pero veras que bien le va, crecerá interiormente y hará amigos.
    Tu tarta de coco una delicia,me ha encantado.
    Una pregunta…
    Yo suelo comprar coco a granel o Vahiné, pero este es mas grande el rallado ¿donde lo has comprado?
    Gracias guapa y suerte.
    Ah! el domingo me tomé un té igual que ese que cuentas servido con tetera arabe y con azúcar dentro.
    Besos guapa.
    Margot

  21. Augh, qué dolor… pero seguro que tu churri aprovecha el tiempo y aprecia el esfuerzo que supondrá no solo a nivel económico (parece un sitio tremendamente expensive…) sino el mayor esfuerzo que supondrá estar lejos de él.

    De cualquier manera quien mejor que tú para saber que el mundo es un pañuelo y que en un decir “no señor, no tenemos bocatas de jamón ibérico en el menú” te pones en un pis-pas en la tierra del Virginiano… ánimo que son dos días y luego le tendrás otra vez saqueando el frigo.

    Y para qué te voy a decir nada de la tarta, ya te lo han dicho todas y no me gusta repetirme (bueno, servidora repetiría un pedazo de cacho de trozo de esta maravilla, pero es que soy muy bruta).

    Besos.

  22. Mira Sonia, no sabes cuanto te entiendo, mi hija se ha ido sólo por una semana a Jerez y no vea como la echo de menos.
    La tarta y las fotos, con mucho gusto como siempre
    Un saludo.

  23. Ah!!! La experienca como madre no la tengo pero si la tengo como hija y fue maravillosa… Lo mejorque se puede hacer por los hijos aunqe nos salga por un riñon, un trozo de hígado y un par de córneas…

    Alexandría, preciosa pero es que yo soy un poco yankee, me gustan los viejos estados del norte sin dejar de hacerles ascos a los del sur que cada vez me gustan más…

    Seguro que más de una escapada te haces a ver al enano…

    Besos…

  24. Hola:
    Bueno,tú estás en un sitio precioso,me ha encantado darme un paseo turístico,y por la tarde miraré para hacer la receta.
    Allí hay muchas cosas buenas,como en todos sitios,y estoy segura que disfrutarás.Animo y suerte.
    Puedes “visitarme”en:
    http://lasrecetasdecasaclaudia.blogspot.com
    me encantaría que me incluyeras entre tus amigos.
    un saludo.

  25. Merece la pena por la experiencia que va a vivir, la ciudad tan bonita que va a conocer, idioma a dominar, gente nueva que descubrir… claro que también os echará de menos e igual si se quedara, nunca le daría tiempo a extrañaros y a decir eso de “como en casa, en nigún sitio…” que tanto gusta y enorgullece a las madres, en las de mi familia al menos. Un besazo guapetona, y felicidades por estas fotos tan bonitas, esta tarta… como siempre, un placer venir a esta casa!!!

  26. Me has echo reir con esa definición de hijo adolescente… me recuerda a una compañera forera que los denomina aborrescentes jaja… que duro aunque lo cuentes en clave de humor tenerlo tan lejos:( el tiempo pasa muy rápido no obstante y ahora los conceptos de lejos y cerca se difuminan con una pantalla de por medio.

  27. Querida Tia.
    !Muchas gracias!
    Y me gusta mucho tu idea! Entonces yo podria hacer un articulo para ti en mi blog, y poner el enlace de tu blog.
    !Me gustaria mucho hablar de fotografia contigo en verano!
    Quero pedir a mis padres si quieran comprarme un Canon EOS 450D para mi cumple en verano. ! pero eso es muy caro!
    ( lo siento si no entiendes lo que estoy ecribiendo, pero tengo que aprender mas cosas en español -hihi-).
    !Entonces hablaremons de eso en verano!
    Muchos besos.
    Mathieu.

  28. Ay Sonia, me pones en un aprieto, porque yo eso lo llevaría fatal, me gusta tanto tener a mis niñas cerca de mí!!!, pero la vida es para ellos y es por su bien. La zona se ve maravillosa y tú estarás siempre pendiente, que te conozco. Seguro que él ya está preparadísimo y haciéndose ilusiones.
    Un abrazo a todos.
    Ana

  29. Sonia como te entiendo ,mi hija tambien se me va a Liverpool ,pero solo sera en verano ,ayy como duele tenerlos lejos ,de la tarta te dire que se ve deliciosa

  30. Ves? si ya sabia yo que cuando te visitara encontraria mil razones para hacer el intercambio que te comente a traves de mi blog…cambio platito de guiso de cabracho por un pedazo de esta apetitosa tarta…tu eliges donde 🙂 … un besazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *